Actualidad

Nuevo centro logístico ¡todo listo para el futuro!

El nuevo centro logístico en la sede de Touratech en Niedereschach (en el margen oriental de la Selva Negra) es mucho más que una nueva edificación formada por tres naves. Representa el mayor cambio estructural en la historia de esta empresa. Este paso adelante está motivado por la creciente demanda que, a su vez, lleva aparejada la necesidad de crear nuevas instalaciones de producción.

Desde su fundación en 1990, las ampliaciones, añadidos y nuevos edificios han sido una constante en esta empresa. No es de extrañar, porque siempre ha crecido más rápido de lo que las capacidades existentes daban de sí. Las personas y las máquinas siempre rendían al límite. Se imponía una solución “a lo grande”.

A veces, la velocidad es un factor dado y hay que ver cómo mantener el paso para no quedarse atrás”, así sintetiza la situación Herbert Schawarz, el fundador de Touratech. Por eso, la empresa empezó, ya en el año 2014, a planificar la nueva obra, ubicada enfrente y en ángulo a la sede actual y que ampliará considerablemente la capacidad de producción. Un proyecto de esta envergadura, con un volumen de inversión por encima de los diez millones de euros, no se puede poner en pie en un día para otro.

Apenas un año después de la colocación de la primera piedra, a finales de octubre del 2016, se inauguró el nuevo centro logístico en Dauchinger Straße 80, un verdadero hito en la historia de Touratech. En un área de alrededor de 20.000 m2 se ha erguido un complejo con una superficie útil en torno a 8.000m2. Esta instalación comprende, además de la tienda de Touratech, un almacén automático de estanterías elevadas, zona de picking, talleres, así como oficinas (instaladas antes en una antiguo pabellón de pistas de tenis). Desde aquí, los departamentos de compra, ventas, marketing, servicio técnico postventa. Así como la gestión de productos se encargan de que los accesorios para motocicletas “made in Niedereschach” entusiasmen a los clientes de todo el mundo.

Además, el edificio de antes se ha reconvertido para integrarlo en el conjunto, con lo que ha logrado aún más superficie disponible, por ejemplo, para almacenamiento, material de transporte y eventos, así como para la unidad de negocio Touratech Suspensión. Un extenso aparcamiento para los empleados zanja el problema existente hasta ahora para encontrar sitio para el vehículo.

La ceremonia inaugural oficial no fue nada ceremoniosa, sino que estuvo marcada por el inconfundible “ambiente Touratech”. Los 200 invitados, mientras degustaban tartar de salmón ahumado con ensalada de aguacate y los palitos de tofu al coco con puré de boniato, escuchaban los saludos y charlas de los oradores que, sobre todo, realzaron las cualidades siguientes: el respeto por la creatividad, la motivación y el espíritu emprendedor.

La nueva edificación empezó sus operaciones ya el 1 de agosto de 2016, tan solo seis meses y medio después de comenzarse las obras. Con esta medida se liberó espacio en la sede antigua para las nuevas tecnologías, maquinaria ultramoderna y una ampliación de 4000 m2, que supone un aumento del 50 por ciento de la capacidad de producción. Las nuevas máquinas láser y curvadoras de tubos, así como los centros de mecanizado totalmente automatizados acortan los ciclos de producción y permiten unos estándares homogéneos de calidad. A todo esto hay que añadir un total de 100 nuevos puestos de trabajo. El conjunto de estas medidas contribuye a que Touratech esté listo para el futuro y pueda cumplir más rápidamente los deseos de los clientes.

El corazón de esta nueva obra es la tienda de Touratech, que con su diseño industrial y unas dimensiones generosas de 1.000 m2, aproximadamente, ofrece todo el mundo de los viajes en motocicleta. Al entrar en este nuevo espacio comercial lo primero que se nota es el ambiente luminoso y agradable combinado con la imagen moderna y de aventura característica de Touratech. La tienda está unida directamente con la cafetería “Travel Inn”, que se presenta ahora más grande con aires renovados.

El traslado se ha aprovechado para la modernización integral de la logística de almacenamiento. El nuevo almacén automatizado es mucho mayor y ofrece estanterías elevadas, modulares, de paletización y dinámicas con un total de 8700 espacios aproximadamente.

La mayor parte de los paquetes que se envían a diario a todo el mundo desde la central de Touratech en Niedereschach deben integrarse en eficientes procesos de almacenamiento y planificación, así como de preparación de envíos, con un desarrollo rápido y fiable. Desde la puesta en marcha de las nuevas instalaciones, los productos salen de las estanterías modulares y dinámicas, se registran en línea con terminales móviles y se preparan para picking con una tecnología de transporte de contenedores con seis estaciones. Para los clientes y distribuidores hay seis puestos de embalaje.

Entre las muchas ventajas del nuevo sistema se cuenta con la gestión del almacén realmente a nivel de stock, una mayor calidad de picking gracias al control de salidas en terminales móviles, despachos más rápidos asistidos por tecnología de transporte, simplificación de los procesos de inventario y administración de lotes, así como soporte del aseguramiento de calidad.

Pero antes hubo que realizar la mudanza de 6.000 artículos desde la sede antigua a la nueva, ocasión que aprovechamos simultáneamente para inventariar y registrar 9.300 contabilizaciones de entrada de mercancías. Converso, la empresa que gestionó el traslado junto con el equipo de logística de Touratech, dedicó a esta magna obra nueve personas y dos camiones de 40 toneladas durante diez jornadas. Cada semirremolque, por término medio, iba y venía siete veces al día entre la sede antigua y la nueva. En total se transportaron 3.500 palets.

La mudanza a las nuevas instalaciones fue una verdadera hazaña, culminada por personas que pusieron todo de su parte para asegurar a largo plazo la producción en Alemania. Las nuevas e impresionantes edificaciones de Touratech en Dauchinger Straße 80 demuestran un claro compromiso en favor de Niedereschach como sede empresarial. Es además una señal inequívoca de que las innovaciones en el segmento de la aventura seguirán llegando en el futuro de la Selva Negra.